El gobierno reparte micropensiones mientras la Población Económicamente Activa envejece, dice el CEEBC

*Hoy sostienen la economía de Baja California los de 40 años; cuando se vaya Marina serán los de 45, afirma el presidente del organismo, Luis Roberto Valero Berrospe

TñIJUANA.- Baja California enfrenta la menor tasa de crecimiento poblacional desde 1910, con 1.8%, lo que indica que “vamos directo hacia el envejecimiento”, y mientras el gobierno se entretiene en repartir más micropensiones, desatiende el motor de donde sale el dinero, que es el ingreso de los jóvenes, dijo este viernes Luis Roberto Valero Berrospe, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California.

Con una población que vivirá más —enfatizó—, un asunto que se debe atender ya es el financiamiento de las pensiones, “tanto las que regala el gobierno como las del sector formal”. El ahorro privado y público (el saldo fiscal), dijo, disminuirá debido a un mayor gasto en pensiones durante los próximos 30 años; en 2030 Baja California ocupará el segundo lugar nacional en esperanza de vida, en tanto que para los nacidos en los 50s y 60s especialistas estiman que alrededor del 25% rebasará los 100 años de edad.

Valero Berrospe sostuvo que al abrir el 2023
Baja California enfrenta cuatro retos fundamentales: el estancamiento económico, el cambio climático, el empleo digno y la demografía, ciencia, esta última, que no se concreta en ver cuántos somos, es multifactorial y en el caso del desarrollo económico tiene un papel fundamental puesto que impacta la salud, educación, pensiones, el mercado laboral, la infraestructura pública y vivienda, el transporte, el perfil de las nuevas inversiones, “y viene la generación sándwich”.

En ninguna época la demografía había jugado un papel tan importante como en este momento, enfatizó Valero, al reiterar que la entidad tiene la menor tasa de crecimiento poblacional desde el año en que estalló la Revolución Mexicana (1910), y hoy llegamos a una población de 3 millones 800 mil 419 habitantes al tercer trimestre del 2022, y se agregan 61 mil 395 personas por año.

Sin embargo, subrayó, el grupo de 60 años y más creció en 130% en 15 años y el de 45 a 59 aumentó en 117.3%, mientras que en los 10 últimos años el grupo de bajacalifornianos de 0 a 9 años se redujo en 5.2%, lo que es una señal inequívoca de que cada vez son menos los que sostendrán a los pensionados del futuro.

El presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California manifestó que otro dato importante que arrojan las estadísticas demográficas es la feminización del envejecimiento, lo que plantea serios retos de políticas gubernamentales. En 1970 —indicó—, la entidad tenía 109 mujeres por cada cien hombres adultos mayores; para 2015 la presencia de mujeres aumentó 118 por cada cien hombres y para 2050 se estima que haya 126 mujeres por cada cien hombres de 65 años y más.

Pero el punto crítico de la situación demográfica que vivimos, alertó el especialista, vendrá en dos décadas, cuando a pesar del alza en la esperanza de vida, la mortandad se acelere con crecimiento mínimo de la población.

Alguien podría decir —ironizó—, que vienen los robots, pero, ¿a quién atenderán si enfrente está una población con empleos precarios que no podrá comprar? ¿A quién le venderán las empresas? cuando hoy en día un millón 157 mil trabajadores de la entidad ganan un tope máximo de 2 Salarios Mínimos; no hay que ser especialista para imaginar el futuro que les espera con sus pensiones, dijo.

Por otra parte, Luis Valero señaló que Baja California tiene un mayor porcentaje de ciudadanos con formación universitaria frente a otras entidades; el problema es cómo se refleja en las políticas de desarrollo económico que a su vez impactan los indicadores de calidad del empleo. En este sentido, el dato de desocupados enciende una alerta, pues si bien el índice de desempleo se redujo en 9.2% anual, por nivel educativo el único grupo en donde aumentó el desempleo fue el de nivel medio superior y superior, con 21.4%

Los jóvenes profesionistas se están yendo del estado, lo que impacta la oferta de mano de obra para los inversionistas, en tanto que el promedio de edad de la Población Económicamente Activa en el estado y en Mexicali es de casi 40 años; si se mantienen las condiciones actuales, cuando se vaya Marina la edad de la PEA aumentará a 45 años, es decir, cada vez serán más viejos quienes sostendrán la economía en la entidad, concluyó.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario